La congelación es la técnica que mejor impide la degradación del producto sin la necesidad de añadir conservantes ni colorantes.
Las ventajas:

Conserva las cualidades organolépticas del producto.
El plato conserva la textura, color y olor que tenía al salir de los fogones, cuando se congeló.

Mantiene sus propiedades.
Nuestra técnica de congelación garantiza el 100% del contenido nutricional.

Comodidad.
Los alimentos congelados son cómodos de preparar y pueden adquirirse en cualquier época del año.

Seguridad.
Los productos congelados proporcionan una mayor seguridad y nos previenen de ciertos parásitos como, por ejemplo, el anisakis.

Larga conservación.
La comida congelada puede conservarse en su mismo estado durante meses sin perder ninguna de sus cualidades.

El quid de la cuestión: qué y con qué procedimiento se congela

Es preferible comprar un producto de calidad congelado a uno fresco que lleva días en el mercado.
Elaboramos nuestros productos de forma artesanal: sin procesos ni ingredientes industriales, sin grasas trans, aditivos, colorantes artificiales, glutamato monosódico ni aceite de palma.
Cocinamos como lo harías tú. Y eso mismo es lo que congelamos: un producto casero recién elaborado.

Si congelas los alimentos en tu casa no vas a obtener el mismo resultado.
El procedimiento que empleamos es la congelación mecánica rápida. Este sistema permite al alimento pasar de la temperatura de cocción a la de congelación en menos de una hora e impedir así que las partículas de agua cristalicen, se dilaten y rompan la estructura del producto.

Back to Top
Added to cart